jueves, 25 de octubre de 2007

Hasta siempre, Cebrián

Me jode que la primera entrada que escriba en este nuevo blog sea una necrología, pero la muerte, esa zorra desconsiderada, nos dejó un poco huérfanos a unos cuantos el pasado sábado cuando decidió arrebatarnos a Juan Antonio Cebrián con tan sólo 41 añitos.

Cebrián era el presentador de La Rosa de los Vientos, un programa mítico en las madrugadas de la radio española. Descubrí La Rosa hará unos cinco años por recomendación de un amigo e inmediatamente quedé cuativado por su inigualable capacidad para narrar hechos históricos. El programa tenía más secciones, cierto, pero lo que nos enganchó a buena parte de sus oyentes fueron esos sensacionales Pasajes de la Historia.

Sus vívidos relatos lograron convertirme en un pequeño apasionado de la historia. Un gran porcentaje de los libros que leo últimamente son ensayos, memorias y biografías de sucesos y personajes históricos. Siempre le estaré agradecido por haberme descubierto una de mis mayores aficiones.

Algunas de sus otras secciones eran también destacables, pero vivían siempre bajo la alargada sombra de los Pasajes. En La Rosa había espacio para el cine, la literatura (me hicieron caso cuando les sugerí que por favor hablasen de Yukio Mishima, lo que me ilusionó como si fuera un niño chico), los cómics, la conspiranoia e incluso la magufada. Todo ello siempre bajo un ambiente distendido y un buen humor que hacía que escuchar el programa fuese una delicia.

El domingo se emitió un homenaje que me he descargado aunque todavía no me he atrevido a escuchar. Sé que me voy a emocionar...

Se le echará de menos. La radio será mucho menos interesante a partir de ahora.

Hasta siempre, maestro.

¡Fuerza y honor!

1 comentario:

Azazel dijo...

Esta es la manera de empezar un blog con este nombre... que viva el ocio el buen rollo :P