lunes, 25 de agosto de 2008

Paleofrikismo

Condenado al olvido en lo más profundo de un cajón en el cuarto de la plancha está el que posiblemente sea el mayor de los culpables (ex aequo con el Spectrum) de que con los años me haya convertido en el friki que soy en la actualidad.

"El nuevo y fácil de jugar Dungeons&Dragons Game" fue el primer juego de rol al que jugué (más bien dirigí, si nos ponemos quisquillosos) hace ya unos cuantos años. Como catorce, si la memoria no me falla, lo que ha llovido... Pero éste no fue el primer JdR que cayó en mis manos, el año anterior me había comprado el MERP (muestra excelente del peor rol ochentero, empeñado en buscar realismo incluyendo mil millones de tablas estúpidas) que jamás llegué a estrenar, detalle sin importancia que sin embargo no ha evitado que le siga teniendo tirria incluso a día de hoy.

Lo cierto es que a esta versión simplificada del mítico D&D apenas podría ser clasificada como un juego de rol. Aunque tiene todos los estereotipos clásicos (enanos, halflings, dragones, tesoros, puntos de experiencia y demás) las partidas en sí tenían más que ver con un juego de mesa táctico que con cualquier otra cosa, pero bueno. Estaba pensado para enganchar a la gente al mundillo del rol y conmigo al menos consiguió cumplir su propósito.

El mayor acierto de esta edición eran las "Dracofichas", unas tarjetas de referencia que se guardaban dentro de la pantalla del director de juego que en un primer momento te iban enseñando a jugar paso a paso y más adelante facilitaban la tarea resolver dudas puntuales sobre el reglamento sin tener que recurrir al manual. Lo peor era que estaba realmente limitado y el objetivo final era obligarte a dar el salto a AD&D (el producto estrella por aquellos años de TSR) si querías seguir jugando. Pero con nosotros la jugada nos les salió bien. Nuestros escasos siguientes pasos en el rol se encaminaron hacia Star Wars y Fanhunter, aunque mis amigos no compartían mi entusiasmo y tuve que pasar unos años oscuros de sequía rolera contentándome con sucedánemos como Magic, Warhammer o MECCG.

Pero dejémonos ya de tonterías melancólicas y veamos algunas fotillos de esta pequeña joya:

La mítica caja del dragón rojo


Parte trasera, con la clásica promesa de horas de diversión sin igual


El reglamento


Detalle del reglamento, con la inevitable tabla de generación de tesoros


Las dracofichas guardadas dentro de la pantalla del DM


Así se jugaba en los ochenta, muñeca... Dungeon crawlin' puro y duro :P


Tengo también un par de expansiones tiradas por ahí. Si tal un día de estos subo alguna fotillo más...

6 comentarios:

Carboanion dijo...

Ains... Yo empecé directamente por AD&D, pero esas tardes masacrando orcos permanecerán siempre en mi recuerdo: sí, sé que nosotros siempre jugábamos a saja-raja, pero nos reíamos.

Digo que empecé directamente por AD&D en lo que a Dungeons and Dragons se refiere porque, en realidad, el primer juego de rol que jugué fue ¡Rolemaster! ¡Que tenía tablas hasta para ver si respirabas lo bastante profundo todas las veces! ¡Qué cosaaaa!

Lis dijo...

MERP era una versión simplificada (por decir algo) de Rolemaster, así que esas tablas también las sufrí yo cuando intenté preparar alguna partida :P

Azazel dijo...

Curioso el concepto de "nuevo"

Sr_O2 dijo...

yo el primero ke tube fue el star wars... (Y fotocopiado!!!)... luego me compre las expansiones "por el tema de saber quien mandaba mas, dar vader o moff tarkin" :-) )

Luego deje la politica y me pase a las makinas de verdad.... Battletech!!! (por dios, cuanta sabiduria perdida en memorizar caracteristicas tecnicas de makinas inexitentes.... sniff ... bueno, sirvieron para enterarme de algo cuando lei los libros... si, los leí)

Lis dijo...

Jejeje... D&D ya tenía más de diez años cuando salió esa versión, lo de nuevo sí que resulta un poco curioso :P

El SW lo tengo original y en bastante buen estado. Siempre me ha parecido un juego bastante bueno con unas reglas simples que permitían jugar sin complicarse demasiado la vida. De hecho el reglamento de Fanhunter es un puro plagio... errrr... sentido homenaje al de SW :P

Acabo de localizar un armario lleno de cartas, así que ya tengo en mente una próxima entrega de Paleofrikismo ;-)

Ains, entre esto y el D&D del Facebook tengo un mono del copón bendito... Joooo... Aza, dirigeeeeeeeeeeeeeeee!!!

Azazel dijo...

Como te descuides te matan en el D&D, menos mal que te he dado 5 puntos tristes de vida xD