sábado, 5 de abril de 2008

Ensayo general

Sólo quedan tres semanas para el maratón y no sé muy bien cómo se me ocurrió esta idea, pero en algún momento del día de ayer se me metió en la cabeza que esta mañana tenía que hacer una especie de "ensayo general" con la vista puesta en la carrera. La idea inicial era meterme unos 35 kilómetros por asfalto (hasta ahora las tiradas largas de 30Km habían sido de trail) a ritmo de carrera, con la ropa y calzado que en teoría llevaré el día 27. ¿El objetivo? Encontrar fallos para intentar evitarlos cuando llegue la hora de la verdad.

Así que me metí en la cama a las once y media de la noche, a golpe de viernes. La gente ni siquiera había terminado de disfrazarse vestirse para salir y yo ya encamado... Dios mío, ¿qué estoy haciendo con mi juventud? Bah, qué cojones... Si ya no soy joven.

A las seis menos cinco de la mañana sonó el despertador por primera vez en el día. Sin tan siquiera sacarme los tapones de los oídos me arrastro hasta la nevera y desayuno como un becerro un buen tazón de muesli con kéfir y un vaso de leche con galletas. Vuelvo a la camita y mientras me planteo si seré capaz de volver a dormirme me quedo totalmente sopa.

A las ocho y media el despertador suena de nuevo. Remoloneo un rato en la cama preguntándome en qué momento me pareció buena idea esta estupidez y al final estoy en la calle disfrazado de runner algunos minutos antes de las nueve. Me cruzo con algunos que todavía siguen de farra que me miran como si fuera idiota. Me temo que muy probablemente tengan razón...

En cuanto el GPS pilla señal empiezo a correr. Durante la primera hora disfruto de unas calles casi desiertas sólo para mí y de una temperatura perfecta. El haber descansado bien y el desayuno se notan, y corro con muy buenas sensaciones. Voy clavando los kilómetros en 4'55'' y las pulsaciones van muy muy bien. Tengo la impresión de que podría seguir corriendo indefinidamente.

El primer problema aparece justo en el kilómetro 22. Empiezo a notar dolor en el dedo anular del pie derecho cada vez que apoyo. El dolor no es nada del otro mundo y decido seguir. Pero ese propósito apenas dura una docena de pasos. No es el dolor lo que me hace parar sino la incertidumbre. Empiezo a sospechar que el dolor se deba a que la uña de ese dedo haya decidido terminar de caerse y se esté clavando en la carne. Imágenes sangrientas empiezan a asaltar mi mente y me veo obligado a parar. Me tiro en la cuneta y me saco la zapa y el calcetín temiendo encontrarme un espectáculo dantesco. Afortunadamente me equivoco y el dolor se debía sólo a una ampolla. Bastante grandecita, eso sí, pero nada que me impida continuar. Me vuelvo a poner en ruta, pero decido reducir el rodaje a 30 kilómetros para evitar disgustos.

Pero no pudo ser. Poco antes del kilómetro 27 tuve que pedir papas. Empecé a sentirme ligeramente mareado, con náuseas, etc... Me doy cuenta de que estoy ante los primeros síntomas de una insolación y decido parar inmediatamente. En cuanto paro me doy cuenta de que ha sido una muy buena idea, porque estoy tan quemado por el sol y he sudado tanto que luzco rosadito y brillante cual cochinillo lacado recién sacado del horno. Es muy posible que hubiera podido terminar los tres kilómetros que me quedaban sin mayor problema, o que al menos pudiera haber hecho corriendo el kilómetro que me separaba de mi casa, pero no era plan de jugársela a lo tonto. Tengo mucho que estudiar este fin de semana y paso de arriesgarme.

El simulacro se va a la mierda por un descuido tan tonto como haberme olvidado la gorra en casa. Si el objetivo de esto era encontrar fallos, aquí tenemos uno muy gordo.

Tras llegar a casa, ducharme y disfrutar de una miserable comida que me obliga a irme al Burrikín para terminar de llenar el estómago, llega el momento de sacar conclusiones.

Por el lado positivo tenemos que:
  • Me sentía muy cómodo rodando a 4'55'', con lo que el sueño de terminar en el entorno de las tres horas y media se antoja un poquito menos inalcanzable.
  • Las DS Trainer han respondido muy bien. Me daba un poco de miedo afrontar tantos kilómetros con unas zapatillas con una amortiguación tan escasa en comparación con las Kayano que calzaba habitualmente, pero lo cierto es que la musculatura de las piernas no ha sufrido absolutamente nada.


Pero también hubo cosas negativas, como que:
  • He descubierto que el calor puede ser un problema muy serio. Espero que con una medida tan simple como ponerme una gorra y con la hidratación que darán en los avituallamientos la cosa se mitigue, pero aún así me intranquiliza un poco.
  • Si alguna parte del cuerpo me va a fallar el día de la carrera, estoy totalmente seguro de que serán los pies. Llevo tiempo arrastrando problemas de ampollas (blistering, que diría Lobato) que no terminan de arreglarse. Además tengo las uñas hechas un cristo...


El experimento me ha dejado un sabor agridulce. El no poder terminar el trayecto que tenía planeado me ha desilusionado un poco. Pero también me llevo alguna que otra sensación positiva y además espero haber aprendido de los fallos cometidos.

El fin de semana que viene intentaré de nuevo los 35Km. A ver qué tal se dan entonces.

6 comentarios:

Roi dijo...

Animo Nachete!!!

Canguitas dijo...

Nacho, no te olvides llevar agua en tu próxima prueba y beber pequeños sorbos cada 5Kms. (Es lo que te vas a encontrar en la Maratón) y úntate bien de vaselina: pies, ingles, sobacos y pezones ;-)

Por lo demás mucho ánimo.

Lis dijo...

Gracias a ambos por los ánimos y consejos :)

Azazel dijo...

Estooooo no se que me suena peor si lo de correr o lo de untarse en baselina

Lis dijo...

En cuanto veas las desfeitas que te pueden organizar en los pezones un detalle aparentemente tan insignificante como el rozamiento de una camiseta cambiarás de idea :P

Eso sí, tengo que reconocer que la primera vez que lo escuché a mí también me pareció de una sordidez suprema xD

Lis dijo...

Ayer repetí experiencia ya un poco mejor preparado. Esta vez sí llevé para beber, además de un gel, y la verdad es que se notó. Treinta y dos kilómetros y medio al ritmo de carrera previsto. Terminé bastante bien, así que soy optimista de cara a la carrera :)